martes, octubre 16, 2007

Estados Alterados

Sabes que ya viene. A veces no necesita un motivo. A veces alcanza con un recuerdo, o con una pregunta. O con un sueño. O con cualquier otra cosa que empuje la cadena asociativa cuesta abajo. Y cuando lo sabes ya es inexorable, el esfuerzo por detenerlo solo lo empeora. Es mejor dejarse llevar, si da tiempo esconderse, dejar de hablar o desviar la mirada para que nadie lo note.

Y llega. Una sensación indefinible. No desagradable, solo muy rara. Todo está lejos, pero todo está ahi, si bién es de algún modo diferente. Si hay un interlocutor, seguirá hablando, muy probablemente no lo notará. Su voz sonará normal y parecerá estar dicendo algo comprensible, que no comprendes. Incluso si hablase otro idioma. Incluso si un idioma que no conoces.

Dura sólo unos segundos. Y termina. Una desorientación momentánea. La mano derecha parece descansar sobre el posabrazos, pero es de madera sólida. Te relajas. Tratas de seguir la conversación aunque ya no sabes de que se habla, necesitas escuchar unos segundos para retomar el hilo (y cuando hables será en castellano, cualquiera sea el idioma en que se esté hablando). Los últimos ecos se sienten en el cuerpo. La sensación fisica del miedo, pero sin sentir miedo. Un sudor frío, y el corazon que late desesperado como si quisiera arrojarse sobre la mesa. Y luego eso también pasa.

Y el olvido. Como si fuera un sueño, al cabo de unos minutos no recordarás que sucedió, salvo que hagas el esfuerzo conciente por memorizarlo. Probablemente tampoco recuerdes los instantes previos y posteriores.


Mientras otros adornan su vida con los Beatles o Clapton, o pierden su tiempo mirando los trenes, vos solo queres que pare de una vez ese maldito ruido.

12 comentarios:

  1. Esto me pasa cuando coqueteo (levemente, lo mío ES el exceso pero nunca en este sentido) con canabis.
    Ahora, cuando pasa sin ella, no sólo deseo la fuga del ruido, deseo fugarme de mí misma.

    ResponderEliminar
  2. Milkus: si, lamentablemente.

    Morgana, mas lo diría al reves: cuando pasa me siento fuera de mi mismo, lo que quisiera es volver

    ResponderEliminar
  3. Parece la descripcion del efecto de alguna droga ¿No hay drogas que afecten de manera similar?

    Estoy seguro que debe haber alguna via de investigacion por ese lado.

    ResponderEliminar
  4. Si, ahora que leo el mensaje de morgana me parece que tiene alguna similitud con la amiga cannabis sativa, alguna variedad fuertona.

    ResponderEliminar
  5. Pse, no es algo desagradable, incluso al principio me resultaba interesante. Quiero decir que si yo no fuera un ateo-materialista-aburrido-empedernido como el que caricaturiza domancé, creería tener experiencias trascendentes de algun tipo (una viejita de iglesia diría que "pasó un ángel", y un gaucho gritaría "maaaula"). Me pregunto cuantas experiencias fantásticas relatadas en los mitos históricos estarán relacionadas con la epilepsia del lóbulo temporal.

    Lo que es muy angustiante es no poder controlarlo. Cuando sucede, sólo es evidente cuando la situación me pone en el centro de la atención (por ejemplo dando un seminario delante de cincuenta personas) o cuando mi interlocutor es una persona muy sensible. En ese caso tengo que salir del paso fingiendo, si puedo, algún malestar momentáneo. Quien reciba explicaciones más detalladas, probablemente no dejará de mirarme torcido en el futuro (nunca subestimes el poder de la ignorancia). Lo terrible es no tener el control de cuando te fumás el porro y cuando no.

    La alternativa es la medicación, que para este tipo de epilepsia es simple y eficiente (aunque jode de otras formas: el sueño pesadísimo, vertigo si tomo mas de un vaso de vino y, lo que más rompe las pelotas, visión borrosa). Sin medicación es muy dificil controlarlo, y el ambiente de stress permanente de la universidad argentina no ayuda.

    ResponderEliminar
  6. Jejejeje, recién leo esto.

    "ateo-
    materialista-
    aburrido-
    empedernido "

    buenísimo.

    Muy interesante la descripción. Ahora pregunto; ¿Tan jodidos son las fármacos para controlarla? Pensé que era un asunto cerrado. Mi abuela, por ejemplo, es epiléptica, pero toma una medicación y desde hace años no tiene un ataque. Claro que tal vez haya distintos niveles, supongo bah. Una vez me pasó que estaba viajando en un bondi y el tipo que estaba a mi lado empezó a convulsionar. Le pregunté qué le pasaba, y no respondió. Temblaba, se llevó una cuchara a la boca y empezó a babear. Yo lo sostuve, mientras le gritaba al colectivero. Al ratito el tipo se recupera, y me dice: "Gracias, ya está, es epilepsia, solo necesitaba que me ayudes a tenerme".

    Bastante más complicado que un "malestar momentáneo", ¿no?

    Lo terrible del caso es que los pasajeros miraban para otro lado, y el colectivero hizo como si nada hubiera pasado. Me dio bronca, pero mucho mas que bronca, vergüenza ajena.


    PD: Gracias por la invitación a la charla, creo que voy.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por suerte la epilepsia del lobulo temporal está entre las menos graves. Es muy poco probable que las crisis se generalicen y causen convulsiones (a mi sólo me sucedió una vez), en general se limita a lo que describo en el post y en el comment de arriba.

    En cuanto a los medicamentos, justamente digo que son simples y eficientes: dos tomas por día sin demasiada restricción horaria, y si te olvidas una vez, te perdona (y si te olvidas tres dias, te mata). Ahora bien, son muy fuertes y como cualquier medicamento tienen efectos secundarios (en mi caso no sufro casi ninguno, excepto los que describo arriba, de los cuales lo que más me molesta es que me jode la vista, de un modo que no se corrige con anteojos).

    La actitud que describis en la gente del micro es bastante comun, muchos tienen miedo de lo que no entienden y en el caso de la epilepsia ese miedo los domina (en mi caso sirvió para que el Muy-Hijo-De-Puta de mi ex-director de doctorado intentara convencer a mis colegas y posibles empleadores en el exterior de que yo era no-apto para posdoc; por suerte no le salio). De hecho es mucho mas común de lo que parece, mucha gente no sabe que lo que sufre es epilepsia, porque la palabra evoca las convulsiones que ellos no sufren.

    Por otro lado el nivel de formación de los médicos en cuanto al diagnóstico es pobrísimo (yo tuve suerte que mi diagnóstico tardó menos de un año; un pariente político lejano tuvo años de psicoterapia, diagnósticos de problemas psiquiátricos que comenzaron con déficit de atención en la infancia y luego fueron cambiando a medida que el clínico se deliraba, medicaciones infinitas, hasta que escuché su propio relato de sus síntomas y lo mandé a mi neurólogo; desde entonces toma medicación antiepiléptica y esta recuperando su vida. Otro caso, la hijita de un amigo -la epilepsia es muy comun en nenas prepúberes- vivía en el gabinete psicopedagógico de la escuela por sus frecuentes desconcentraciones en clase, hasta que una de esas desconcentraciones se generalizó y le causó convulsiones que casi la matan, la imbecil de la psicóloga sigue insistiendo que la nena tiene un problema de atención).

    En cuanto a mí, mi opción es simple, Lince con crisis o Mr. Magoo sin crisis...

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo es eso de que tres días sin medicación lo matan? ¿Y cómo hago si quiero dejar de medicarme porque no tolero los efectos secundarios?

    A mí me pasaba en una época que el mismo estímulo me causaba, inexplicablemente para mí, la misma reacción: apagaba la tele y sentía como una extraña puntada (es la mejor palabra que encuentro para describir la sensación) en la cabeza más un ligero mareo.

    Igual más que epiléptico sospecho que soy un poco hipocondríaco.

    ResponderEliminar
  9. ¿Cómo es eso de que tres días sin medicación lo matan? ¿Y cómo hago si quiero dejar de medicarme porque no tolero los efectos secundarios?

    Como hacen los chinos en esas situaciones: se joden....

    Mas en serio: básicamente la manera de dejar la medicación es con un programa muy estricto de reducción paulatina de dosis, que puede tardar hasta dos meses. Si se trata de cambiar de medicación, hay algunas que se pueden intercambiar de un día para otro (las que actúan de modo similar) en cambio otras hay que seguir el programa que decía antes mientras se incrementa lentamente la dosis de la nueva droga. En fin, es toda una ciencia, lo unico importante es pescar un neurólogo que no sanatee.

    En cuanto a lo de la puntada televisiva.... yo le recomendaria chequear que el cable no esté pelado...

    ResponderEliminar
  10. Te felicito, la verdad que no podrías haber explicado mejor lo que son estas crisis, las sensaciones durante este tipo de ausencias!
    A mi me diagnosticaron epilepsia hace muchos años, en un principio tomé Tegretol, luego Trileptal, y últimamente tengo estas crisis muy seguido.
    Lo cierto es que no logro encontrar un maldito neurólogo que atienda la enfermedad prestando atención al paciente. El Doctor del Fleni con el que me atiendo, mira los estudios (dosajes, electros, tomografías, resonancias etc..) sin intercambiar una puta palabra conmigo. Hasta le molesta que haga consultas.
    Estoy en búsqueda de un buen neurólogo, te agradecería muchísimo si conoces alguno en Capital Federal que me lo recomiendes.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Ufff, acabo de ver este comentario anonimo de 2011... Mi neurologo atiende en el Frances, en la fundacion Thompson, y es bastante serio y a mi me explico todo lo que le pregunte con solvencia, digamos sin sanatear. Te diria que cualquiera de los de ahi son tipos serios, porque Thompson tiene un prestigio que cuidar.

    ResponderEliminar